www.vezdemarban.com

 
 

JUEGO DE TABAS

 
El juego de las tabas es un juego de gran tradición, conocido desde la Antigüedad clásica, y uno de los más populares entre las niñas; nunca fue un entretenimiento masculino. Es un juego de destreza en el que se utilizan cinco tabas y una “canica”.
 
Las tabas son huesos del juego de la rodilla de las patas traseras de los corderos, que en ocasiones se pintaban de diferentes colores, como podemos comprobar. Cada uno de sus cuatro lados recibía un nombre diferente, carne, culo, panza y hoyo, La canica era una bola de cristal, o una bola de barro alisada y secada al sol.
 

JUEGOS DE LAS TABAS

 
 
Variedad de tabas
 
Jugando a las tabas
 
 
El juego consiste en lanzar al mismo tiempo la canica a lo alto y dejar caer las tabas, recogiendo la canica antes de que cayese al suelo. A continuación se volvía a lanzar la canica al tiempo que se intentaba hacer ciertas combinaciones o mover las tabas de manera que quedara arriba el lado que se quería, todo ello muy rápido para recoger la bola antes de que tocara el suelo. En una segunda tirada se recogían las tabas que estaban del lado correspondiente y se intentaba volver los huesos que no mostraban el lado correcto.
 
Esta operación se repetía por cada uno de los cuatro lados de la taba. Si la bola caía al suelo, la niña perdía la jugada y comenzaba a jugar otra. El juego terminaba cuando una de las participantes realizaba todas las jugadas. Otra modalidad consiste en lanzar la bola mientras se va cogiendo el resto de una en una, de dos en dos, de tres en tres y, finalmente, todas de una vez.
 
Panza y hoyo son las caras más anchas de la taba y las que más veces aparecían, carne y culo son las partes mas estrechas y más difícil de que la taba quedara en cualquiera de estas posiciones, para que asentaran mejor y conseguir que salieran en mas ocasiones se las limaba contra una piedra arenisca.
 
Había algunas chicas tan hábiles que eran capaces de mover más de una taba en cada tirada o darles la vuelta completa ; lo más normal era que se fuese la vuelta de una en una y de lado en lado.