www.vezdemarban.com

 
 

JUEGO DE LAS CHAPAS

 
Se trata de un juego que preferentemente se jugaba en primavera-verano, ya que se requería que el suelo estuviese seco. Para jugar a las chapas sólo hacían falta chapas de botellas y un poco de imaginación. Las chapas podían representar ciclistas,  jugadores de fútbol, coches de carreras o naves espaciales. Todos los juegos estaban relacionados con el deporte. Para hacerlo más realista, podías decorar tus chapas con las fotos de tus ciclistas favoritos recortadas de revistas o de los corredores de fórmula uno que más te gusten. Hasta se podían formar equipos.
 
Una vez más, la imaginación suplía la falta de recursos económicos. Los objetos cotidianos transformados en juguetes. Tradicionalmente se han considerado las chapas como un juego de chicos.
 

JUEGOS DE CHAPAS

 
 
jugando a las chapas 1
 
jugando a las chapas 2
 
jugando a las chapas 3
 
 
LAS CARRERAS:
En primer lugar se elije el tipo de circuito a dibujar. Se trazaba en el suelo, con tiza, yeso, escayola o simplemente rayando con un palo. Cuantas más curvas tuviera, más complicado era recorrerlo con las chapas. Como en todas las carreras, había que marcar una salida y una meta. Luego, a golpe de dedo, hay que impulsar las chapas. Con un toque por cada jugador en su turno.
 
Normalmente éramos flexibles y el que se salía no volvía al principio. Así, hasta que el ganador alcanza la meta. Luego se podía disputar el resto de la carrera para ver quién gana por equipos. En cuanto a los circuitos había algunos chavales que construían verdaderas maravillas.
 
A SACAR:
Se marcaba un redondel o un cuadrado de aproximadamente medio metro de ancho en cuyo interior cada jugador coloca una de sus chapas(la que quera jugarse). El primer jugador tiraba su chapa desde la raya marcada como de salida intentando golpear una de las chapas depositadas y sacarla del circulo o cuadro, en cuyo caso la había ganado y volvía a tirar.
 
Si no sacaba ninguna chapa corría el turno al siguiente jugador y así sucesivamente hasta que ya no quedaba ninguna chapa que sacar.
 
 
AL FUTBOL:
En los últimos años los chavales jugábamos con frecuencia a partidos de fútbol con dos equipos de 11 chapas, a las que le solía colocar la fotografía de nuestros ídolos o por lo menos cada equipo tenían que ser las chapas iguales (del mismo fabricante) y una canica que hacia de balón.
 
Se trazaba en el suelo el campo de fútbol y golpean por turnos sucesivos el balón hasta conseguir marcar un gol. Por supuesto hay faltas (cuando una chapa golpea a otra sin tocar previamente el balón), manos (cuando la canica se sube encima de la chapa), fueras de juego, etc
 
 

 

DATOS SOCIOCULTURALES:
Las chapas se utilizan como simulación de eventos deportivos, como pudieran ser carreras de ciclismo u otros vehículos, o partidos de fútbol. Las chapas se pueden decorar interiormente con fotografías recortadas de revistas, cromos, o dibujos en papel representando, por ejemplo, al equipo al que pertenecen.
 
MUCHO MÁS QUE UN JUEGO:
Uno de los pasatiempos infantiles más económicos y divertidos es el juego de las chapas. Para ello sólo es necesario reunir unas cuantas chapas de botellas de vidrio y dejar volar la imaginación.